Blanc d’Orto

Blanc d’Orto

Blanc d’Orto
13,25€ ID2
8,3 / 10

“Un blanco con carácter de tinto. En este caso el color ya lo descubre… Un vino en el que vas a descubrir un gran volumen y cremosidad. Un blanco con cuerpo y de gran originalidad. Ya te avisamos, no es para nada un blanco convencional. No destaca por tener una acentuada acidez pero te aseguramos que es un blanco que aguantará muy bien el paso del tiempo. Su final también sorprende por su toque amargo que lo convierte en ideal para jugar gastronómicamente hablando.”

Prueba a encontrar lo siguientes aromas:

Limón
Limón
Melocotón
Melocotón
Productor:
Orto Vins
Tipo:
Blanco
Denominación:
D.O. Terra Alta
País:
España
Añada:
2014
Variedad:
Garnatxa blanca
Volumen:
0.75L
Alcohol:
14%
Consumo:
Hasta 2024
ID2

Las uvas para elaborar este vino proceden de cinco fincas -cuatro de El Masroig y una de La Torre de Fontaubella- que, sumadas, ocupan poco más de una hectárea y media. Los suelos son principalmente calcáreos y las viñas tienen entre 40 y 60 años situadas entre 90 y 330 metros sobre el nivel del mar. El vino fermenta y macera en depósitos de acero inoxidable donde se cría, con sus lías, durante siete meses.

Esto te va a sonar raro, pero si confías en nosotros conseguirás un maridaje de precisión. Hay un tipo de aceite hecho a partir de sésamo que queda deliciosamente bien con la Garnacha blanca. Sus toques tostados y su potencia armonizan a la perfección con este vino. Así que compra una botella de este aceite, prepara atún poco hecho con unos vegetales y utilízalo como aderezo. Conseguirás un maridaje WOW.

18 de julio de 2008, día en que nacía Orto Vins, en la DO Montsant. No tienen bodega propia (elaboran en la cooperativa de El Molar) pero no les hace la más mínima falta para sacar al mercado una colección de vinos que, sin más, me parece de lo más interesante, atractivo, bien hecho y respetuoso con su tierra que he bebido estos últimos años en España. Se llaman Orto por dos razones: porque aluden a ese momento en que todo astro atraviesa la línea del horizonte para hacérsenos visible (así sucedió con ellos y sus viñedos, que pasaron años trabajando para otros o llevando esas uvas a la cooperativa) y porque es el prefijo que, en griego, significa “rectitud, trabajo bien hecho, belleza”. Eso son sus vinos: rectos, honestos, bien hechos, bellos. En tierras de limo (panal, muy característico de la zona), arcillas y cantos rodados, que se extienden siguiendo la línea de monte y valles abierta en pendiente hacia el Ebro cercano, estos hombres se consideran, ante todo, payeses, gente que ama su tierra y que, por lo tanto (pero ojo, la consecuencia no es, ni mucho menos, automática porque hay montones de payeses que actúan de otra manera, la mayoría para ser claro), la conoce a fondo, la cuida y le da sólo lo que necesita (ellos, sobre todo con prácticas biodinámicas y un seguimiento escrupuloso de todas las operaciones, tanto en el campo como en bodega, con un ojo puesto en los ciclos de la luna). En segundo lugar, se consideran “vendedores de paisaje”. Embotellan las bondades de sus fincas,

Joan Asens: “Blanc d'Orto aporta en copa la luminosidad, densidad y longevidad que los buenos elaboradores saben transmitir a sus vinos. 2014 es una gran añada para disfrutar durante los próximos 25 años.”

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar nuestra web y nuestros servicios, personalizando la experiencia de usuario y permitiendo compartir contenidos en redes sociales. Si sigues navegando en esta web, aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí.
x